Al-Wazifa Al-Madaniya

Traducido por Sidi al-Hajj Hassan

Lunes 9 de abril de 2012


Tenemos el honor de presentar la traducción al idioma español de la Wazifa Al-Madaniya, un hermoso texto que penetra en las virtudes de la Realidad Muhammadii. En esta súplica, el Sheikh Muhammad Al-Madani evidencia su profundo e ilimitado amor por el Profeta (saws), y describe la infinita belleza de esta Realidad Luminosa que Allah (swt) creó para transmitir Su palabra.

En el Nombre de Allah, el Clemente, el Misericordioso

“Ciertamente Allah y sus Ángeles bendicen al Profeta. ¡Oh Creyentes! ¡Bendecidle vosotros también y saludadle como se debe!” [1]

¡Allahumma! [2] derrama Tus Gracias y Tu Paz Santificante sobre La Raíz del Árbol del Universo (el Mensajero de Allah) del cual se ramifican a partir de su Luz lo que es y lo que ha sido, el Océano de Tu Luz trascendente que no admite punto de determinación más allá de las categorías de lo Absoluto y de los Específico.

Él es la fuente de todas las esencias que brotan desde el punto de origen inmutable, que se manifiesta en todo lo aparente sobre el conjunto de las criaturas.

Sus verdades esenciales aparecen ante los ojos como Muhammad, la rama deslumbrante y luminosa, lo más admirable de la creación, creación divina que se esparce más allá de los lugares y los tiempos.

Él es la fuente de los significados sutiles y del conocimiento espiritual.

Él es un jardín, o un vergel, cuyos frutos son los seres vivos; y los relámpagos fugaces de la creación emanan de su propia luz

Él es el cielo elevado de la Existencia donde las lunas, en sus plenilunios y también en sus distintas fases brillan en la noche de los universos creados.

Que Allah derrame Sus Gracias y Su Paz Santificante sobre Ti (¡Oh Muhammad!) cada vez que el Secreto de la diversidad de los seres se despliega sobre la Tabla de la Existencia y que las sutilezas del Malakut [3] y las dimensiones de las esencias particulares surjan a partir de un rasguño del Jabarut [4].

Te rogamos (Señor nuestro) que Tu Esencia permanezca oculta a las miradas por la manifestación de Tus Signos en la Existencia, que Hagas que el Salat sea la frescura de mis ojos, a fin de que se realice mi unión, que cese mi separación, que esté presente en mi contemplación la esencia pura (Al-´Ain), sustituyendo el velo del Ghain (la individualidad).

Te pedimos por Tu Unicidad, que Tus Gracias sean sobre la Primera Revelación (At-Tanazzul Al-Awwal) y sobre la Segunda Manifestación (az-Zuhūr ath-Thāni).

Puñado de Tu Luz eterna y Secreto que recorre la variedad de los seres.

¡Allahumma! derrama Tus Gracias y Tu Paz Santificante sobre el Espejo Perfecto de las verdades esenciales, La antorcha de Tu Luz cuya claridad se extiende a todas las partes de las criaturas, sobre la que te manifestaste sin separación ni discontinuidad hasta que Dijiste: “Los que te juran fidelidad, la juran, en realidad, a Allah”. [5]

¡Allahumma! Deja entonces caer sobre mis hombros su Noble Manto y también su Adorno Resplandeciente a fin de que mi “nada absoluta” abreve en el agua de su esencia, que mi espíritu sea vivificado por la dulzura de su fuente y que se enrede a mi alrededor haciéndome ausente de mí mismo, con el fin de poder decir, como él dijo (saws): “Poseo (sobreviene a mi) un momento en el que nada me preocupa excepto Mi Señor” [6]

Derrama Tus Gracias y Tu Paz Santificante sobre él, tantas veces como Tu Gracia Misericordiosa emane desde el Jabarut hacia este mundo destinado a perecer.

Tu dijiste: “El Clemente se ha establecido sobre El Trono” [7]

Y la nada misma de la creación entonces se ocultó en Tu Existencia y se replegó en sí misma. Decimos pues: no hay existencia excepto la Tuya y no hay nada más en el plano de lo manifiesto excepto Tu Caridad Pura y Tu Merced.

¡Allahumma! Establece un velo entre nuestros ojos y lo no-existente y unge en ellos la Luz de la Eternidad; enciende en nosotros la luz del Tawhid a partir del árbol de: " y Adondequiera que os volváis, allí está la faz de Allah” [8], hasta que ninguna otra compañía más que la Tuya nos satisfaga y que no distingamos ninguna variación.

¡Que la paz y las bendiciones sean sobre ti, oh luz de la existencia, fuente de la existencia, llave de la visión espiritual!, ¡Oh tú (Muhammad), la más completa manifestación y la luz más perfecta!

¡Oh tú! por quien se facilita avanzar hasta el Loto del Límite (sidrat-al-muntahâ) [9] hasta estar " a la distancia de dos arcos o más cerca todavía” [10]

La noche de la humanidad se envolvió en el día de la Esencia Elevada

«Y te fue relevado aquello que debía serte revelado» [11]

¡Los rayos de luz de esta claridad se han extendido hasta nosotros!

Los Soles (del conocimiento intuitivo y trascendente) y lunas (del conocimiento indirecto y la reflexión) provenientes de Ti, brillan en nuestra inexistencia.

¡Nuestra existencia es tu existencia y nuestra visión es tu visión!

Alabamos a Allah con una alabanza acorde a Su Belleza y le damos gracias por todo aquello con lo que nos beneficia y por Su Favor.

Hacemos llegar nuestras oraciones y saludos a sus sucesores (khulafa´) en la ley sagrada (sharia´) y los preceptos puros e inviolables, a toda su familia y sus compañeros quienes saciaron su sed en el océano de las más amplias y sublimes realidades, y a todos los Profetas, Mensajeros y también a sus esposas, las madres de los creyentes y de su descendencia y sus seguidores hasta el Día del Juicio.

Y las alabanzas son para Allah, Señor de los universos.


[1Corán, surah al-Ahzab, v. 56

[2Se optó por dejar la frase, “Allahumma!”, que podría ser traducida como “¡Dios Nuestro!”, por tratarse de una expresión característica, propia de la súplica (du´a) y el ruego del creyente a su Señor.

[3El Malakut es el universo o plano propio de los malâ’ika (ángeles); es el espacio intermedio entre la Unidad esencial de Al-lâh y la pluralidad de la existencia. Es el mundo del poder angélico o universo interior de las cosas. La persona que llega al malakût deja que a través suyo se ejerza una voluntad auténtica de realización de las cosas que jamás relacionaríamos con lo que nosotros entendemos por “poder”. Se trata de participar de la cualidad de Al-lâh de “gobernar el mundo sin rozarlo”. El conocimiento del malakût brinda posibilidades de comprensión de las realidades aparentes y del mundo de lo no-visto, con lo cual, se incrementa el nivel de acción.

[4El Jabarut es el universo o plano exclusivo de Al-lâh. El universo del Poder de Al-lâh es la semilla cuyo despliegue es el malakût (mundo angélico) y el mulk (mundo humano), y a la que éstos se remiten en la medida en la que son reales. El ÿabarût es el fuego soldador que funde estos dos mundos (mulk y malakût).

[5Corán, surah al-Fath, v. 10.

[6Hadith.

[7Corán, surah Ta Ha, v. 5.

[8Corán, surah Al-Baqara, v. 115.

[9El ascenso a los cielos (Al-Mi‘ray) del Mensajero de Allah (saws), en el cual Yibril (as) condujo al Profeta (saw) hacia el árbol del Loto del Límite (Sidrat al Muntaha. El árbol de loto marca el lugar más allá del cual Yibril no puede ir pero al que Allah (swt) le permitió al Profeta Muhammad llegar, y fue aquí donde le habló directamente.

[10Corán, surah An Najm, v. 9.

[11Corán, surah An Najm, v. 10.






Enviar un mensaje

Facebook